Riff-Raff


-???-

Explicar y comprender

Revista > 2008



Explicar y comprender

Luisa Paz Rodríguez Suárez y David Pérez Chico
_____________________________




Superando el mito de lo mental: qué puede aportar a los filósofos la
fenomenología de la pericia cotidiana

Hubert L. Dreyfus



En 1950, cuando aún era un estudiante de física en Harvard, entré un día en la clase de epistemología que enseñaba C. I. Lewis. En su clase, Lewis afirmaba que era necesario disponer de algo Dado a modo de fundamento indudable del conocimiento, y explicaba dónde se encontraría dicho fundamento. Aquello me impresionó tanto que inmediatamente cambié de carrera: abandoné una física sin fundamentos por una filosofía fundamentada.

Una década más tarde aún seguía en Harvard trabajando en mi tesis sobre objetos ostensibles -el último vestigio de lo Dado indudable-. A pesar del tiempo transcurrido, no parecía que nadie en Harvard fuera consciente de que Wilfrid Sellars había cuestionado el Mito de lo Dado, ni de que él y sus colegas trabajaban muy en serio, no ya en la búsqueda de un fundamento sólido para el conocimiento, sino en la articulación de la estructura conceptual de nuestra aprehensión de la realidad. La decisión de Sellars de abandonar el viejo problema cartesiano del fundamento indudable ha sido claramente rentable. Así, mientras la obra de Lewis se lee, en todo caso, como si fuera un callejón sin salida, el programa de investigación de Sellars sigue floreciendo. John McDowell, por ejemplo, ha reemplazado la concepción fenomenista de los objetos perceptivos de Lewis por una concepción muy influyente de la percepción según la cual ésta nos da un acceso directo a la realidad.

Pero aunque casi todo el mundo coincide en que el conocimiento no requiere un fundamento inamovible, aún quedan muchas cuestiones pendientes: ¿podemos aceptar la afirmación sellersiana de McDowell de que la percepción es "sin interrupción" conceptual y negar, por lo tanto, las capacidades perceptivas más básicas que parece que compartimos con los niños prelingüísticos y con los animales superiores? De manera más general, ¿pueden describir los filósofos con acierto los niveles conceptuales superiores del edificio del conocimiento a la vez que ignoran el compromiso incorporado (embodied) que tiene lugar en los niveles inferiores; dando por hecho, en efecto, que la experiencia humana se localiza completamente en los niveles superiores?

Esta tarde querría, en primer lugar, convencerles de que no deberíamos dejar colgado en el aire el componente conceptual de nuestras vidas y, en segundo lugar, sugerir de qué manera pueden beneficiarse los filósofos que quieren comprender el conocimiento y la acción del análisis fenomenológico de las habilidades no conceptuales incorporadas que compartimos con los animales y con los niños.


+ Leer más del libro.


Explicar y comprender.
Plaza y Valdés, Zaragoza 2010
Luisa Paz Rodríguez Suárez y David Perez Chico


Libros

David Pérez Chico


Aránzazu Hdez. Piñero


Revista

Luis Beltrán Almería


Juan M. Aragüés






-???- | -???-